ENLANADOS

publicado en: Blog | 0

ENLANADOS

Recuerdo aquella noche. Hace 50 años en los que, tenía 10 años recién cumplidos.

Eran cerca de las once de la noche. Mi hermana mayor y yo salimos de la cama para ir junto a la

chimenea del salón y preparar una sorpresa para nuestra abuela que cumplía años al día siguiente.

A nuestra abuela le encantaba hacer trajes y adornos de lana, así que nuestra idea era esa: gastarle toda la lana que aun le quedaba.Cuanta maldad suelta.

Con mucho cuidado para no hacer ruido nos pusimos manos a la obra, aunque con esa edad no creáis que podría hacer algo extraordinario con mis propias manos.

Teníamos un paquete envuelto con papel de regalo que contenía el mejor perfume del mercado de aquellos tiempos.

Mi hermana me enseñó con infinita paciencia a hacer pompones con lana y, mi primer
pompón de la noche,lo coloqué encima del regalo.

 

regalo decorado on pompo

 

 

Se hacían con dos círculos de cartón, dibujando en el centro otro círculo mas pequeño.

Luego recortábamos el círculo central de cada cartón, hacíamos un corte a cada círculo, los juntábamos y pasábamos la lana hasta dar tres vueltas completas, alternando colores.

Luego cortábamos la lana con unas tijeras y, entre los dos cartones, hacíamos un nudo para sujetar la lana cortada y evitar que se deshiciera el pompón.

 

como hacer pompones

 

 

Mi hermana, que era más experta, fue más allá y le hizo unos pompones en forma de corazón.

 

pompones en forma de corazón

 

 

Por suerte para mí, logré hacerme con lana de color negro de una bufanda que estaba acabando mi abuela.

Bueno pues… no hubo bufanda. Se la deshice toda y sólo pude hacer cinco pompones negros.

¿Para qué? Bueno, pues tuve la idea de intentar hacer arañas. Una vez acabadas, las puse

 

 

pompón en forma de araña

 

por los armarios para gastar una broma, pero me la pillaron enseguida.

Mientras yo seguía haciendo arañas, ojitos y deshaciendo la bufanda; mi hermana hizo una serie de pompones que luego juntó a modo de corona.

También logró hacer algunas letras.

 

pompones de lana

 

 

 

pompones de lana

 

pompones de lana

 

 

El disgusto de la inexistente bufanda fue totalmente eclipsado por las risas ensordecedoras de la mañana siguiente.

Con el tiempo, me cansé de recortar círculos de cartón y aprendí a hacer los pompones con tenedores o con las propias manos. Es más rápido y más fácil.

 

pompones de lana

 

 

 

pompones de lana

 

Todo empezó aquella noche, hace 50 años, y con 10 años recién cumplidos.

Dejar una opinión